Download E-books El coleccionista apasionado: Una historia íntima PDF

October 25, 2016 | Art | By admin | 0 Comments

By Philipp Blom

Este libro investiga los angeles historia de los angeles pasión por coleccionar desde el Renacimiento hasta nuestros días. Todo objeto de colección, ya sea una caja de cerillas o los angeles uña de un mártir, tiene un significado que trasciende al objeto mismo; es un tótem. Y el afán incesante por poseerlo convierte al coleccionista en un antropólogo cultural. Philipp Blom destila los temas que subyacen a esta pasión aparentemente tan inasible: conquista y posesión, caos y memoria, un vacío que colmar y l. a. conciencia de l. a. propia mortalidad. «Una crónica sobre l. a. rareza de l. a. mente humana, y los angeles maravilla del mundo, espléndidamente escrita, fascinante, divertida, asombrosa» (A. C. Grayling, The monetary Times).

Show description

Read Online or Download El coleccionista apasionado: Una historia íntima PDF

Similar Art books

Living with art (9th edition)

Research, comprehend, enjoy.
Living with paintings offers the instruments to aid scholars imagine significantly concerning the visible arts. utilizing a wealth of examples, the 1st half the textual content examines the character, vocabulary, and parts of artwork, providing a origin for college students to benefit to research artwork successfully. The latter part units out a quick yet accomplished historical past of artwork, best scholars to appreciate artwork in the context of its time and native land. prime quality photos from a variety of classes and cultures deliver the paintings to lifestyles, and topical essays in the course of the textual content foster severe pondering talents. Taken jointly, all of those parts aid scholars to higher enjoy artwork as a mirrored image of the human event and to gain that dwelling with artwork resides with ourselves.

Keith Haring Journals: (Penguin Classics Deluxe Edition)

Keith Haring is synonymous with the downtown ny artwork scene of the 1980's. His artwork-with its uncomplicated, daring traces and dynamic figures in motion-filtered in to the world's cognizance and continues to be immediately recognizable, 20 years after his dying. This Penguin Classics Deluxe variation gains 90 black-and-white photos of vintage art and never-before-published Polaroid photos, and is a awesome glimpse of a guy who, in his quest to turn into an artist, as a substitute grew to become an icon.

The Collective Memory Reader

Within the previous couple of many years, there are few thoughts that experience rivaled "collective reminiscence" for consciousness within the humanities and social sciences. certainly, use of the time period has prolonged a long way past scholarship to the world of politics and journalism, the place it has seemed in speeches on the facilities of strength and at the entrance pages of the world's top newspapers.

Baroque Science

In Baroque technology, Ofer Gal and Raz Chen-Morris current a notably new standpoint at the clinical revolution of the 17th century. rather than celebrating the triumph of cause and rationality, they research the paradoxes and anxieties that stemmed from the recent technology and the highbrow compromises that formed it and enabled its amazing luck.

Additional resources for El coleccionista apasionado: Una historia íntima

Show sample text content

Las entradas de los diarios del niño («Mamá enferma», �Escuela de danza. Señoras a tomar el té», �Papá no ha vuelto a casa»)1 sólo son una insinuación de las cosas que lo inquietaban, y los angeles parafernalia que cubre las páginas las plasman con vividez: además de las entradas fechadas, hay listas de los días transcurridos y de los que aún faltan para terminar el año, de lugares en los que ha vivido junto con los números de página correspondientes a las entradas, las iniciales de los nombres de las niñas que le gustaban y una lista de todas las cartas enviadas y recibidas, incluido el coste del franqueo. Estaba claro que a Pierpont le gustaba tomar nota de todo y así afirmar su keep watch over sobre el pequeño rincón del mundo en el que su voluntad contaba para algo. los angeles ajetreada vida del padre, l. a. inestabilidad emocional de los angeles madre, y su propia itinerancia escolar, con l. a. consiguiente falta de amigos y de certezas, pueden haber estado más allá de su poder; sin embargo, el coste del franqueo y los días del año no lo podían esquivar tan fácilmente. los angeles nariz de Pierpont Morgan; fotografía de Edward Streichen. Su educación fue numerous, implacable, como correspondía a un futuro hombre de negocios, pero un viaje por Europa en 1853 fue toda una revelación; el arte, l. a. historia y toda los angeles belleza del viejo continente lo fascinaron, y tres años más tarde Londres lo vio regresar muy feliz cuando su padre se instaló en l. a. capital del Reino Unido tras dar el último paso en el largo camino de su carrera en los angeles banca. A Pierpont lo enviaron a Suiza, para que estudiara en un exclusivo internado, el último de los muchos en que estuvo matriculado. Al muchacho no lo impresionó algo que parecía ser una trampa para extranjeros pudientes, pero sí disfrutó de los viajes que le permitía hacer su nueva base, tomando debida nota del precio de las entradas a los museos y el dinero gastado en limosnas, flores, agua de colonia, golosinas y otras cosas por el estilo. Morgan llevaba las cuentas en los angeles divisa correcta en cada caso, y los honorarios de los médicos se repetían con regularidad. Aún no había terminado los estudios que su padre consideraba apropiados. Había aprendido francés en Suiza, desde donde lo enviaron a los angeles Universidad de Gotinga, en Alemania. Allí Pierpont contrató a un criado y descubrió los angeles buena vida, afirmando, por ejemplo, que el mayor de sus problemas period el no poder flirtear en alemán, si bien no tardó mucho en comprender que period precisamente su desconocimiento de l. a. lengua del lugar lo que le granjeaba el cariño de las chicas de l. a. ciudad. l. a. universidad no se sintió demasiado agobiada por los angeles presencia del joven norteamericano, que, como salta a los angeles vista, ya estaba totalmente ocupado. Al terminar los estudios, Pierpont regresó a Estados Unidos y pasó unos años viajando entre Europa y su país. Se casó, pero su mujer murió de consunción cuando él sólo tenía veinticuatro años. Si bien su vida privada transcurrió marcada por l. a. tragedia y l. a. salud continuaba fastidiándolo, los negocios iban viento en popa, y un sentido casi físico para hacer l. a. inversión correcta en una época de gran expansión convirtió a Morgan en un hombre increíblemente rico.

Rated 4.46 of 5 – based on 19 votes